Análisis del proyecto de norma que reemplazará a la Resolución 202/2015 de la UIF – Sector Asegurador – Primera Parte

Introducción En cumplimiento de los objetivos estratégicos adoptados por la UIF, principalmente en lo que refiere a alcanzar un sistema efectivo de prevención, sustentado en la utilización del enfoque basado en riesgo, se ha distribuido el borrador de un proyecto normativo que reemplazará a la Resolución 202/2015, a fin de su evaluación por parte del sector asegurador. Sistemáticamente hemos hecho referencia a la necesidad de aplicar Enfoques Basados en Riesgo para la gestión de la prevención del delito de lavado de dinero[1], a partir de que, en la actualización de las 40 Recomendaciones en el año 2012, el GAFI destacó como Recomendación Número 1 la adopción de estos modelos de gestión, tanto para supervisores como para sujetos obligados. En diversas entregas analizaremos los principales cambios previstos en el proyecto de marras. En esta primera, se abordará el análisis de los impactos del Enfoque Basado en Riesgo en los marcos de prevención y detección adoptados por las entidades. Otro tema de interés que merece comentarios y se aborda en el presente, se refiere al tratamiento propuesto para los denominados Sujetos Obligados con Régimen Diferenciado, entre otros, los productores, asesores y sociedades de productores asesores. Qué es la Gestión del Riesgo de

Análisis del proyecto de norma que reemplazará a la Resolución 229/2011 de la UIF.

Argentina: La Gestión Basada en Riesgos de LA y FT. Análisis del proyecto de norma que reemplazará a la Resolución 229/2011 de la UIF.  (Primera Entrega) Introducción En cumplimiento de los objetivos estratégicos adoptados por la UIF, principalmente en lo que refiere a alcanzar un sistema efectivo de prevención, sustentado en la utilización del enfoque basado en riesgo, se ha distribuido el borrador de un proyecto normativo que reemplazará a la Resolución 229/2011, a fin de su evaluación por parte de los agentes de los mercados de capitales regulados por la Comisión Nacional de Valores. Sistemáticamente hemos hecho referencia a la necesidad de aplicar Enfoques Basados en Riesgo para la gestión de la prevención del delito de lavado de dinero[1], a partir de que, en la actualización de las 40 Recomendaciones en el año 2012, el GAFI destacó como Recomendación Número 1 la adopción de estos modelos de gestión, tanto para supervisores como para sujetos obligados. En diversas entregas analizaremos los principales cambios previstos en el proyecto de marras. En esta primera, se abordará el análisis de los impactos del Enfoque Basado en Riesgo en los marcos de prevención y detección adoptados por las entidades. Qué es la Gestión del Riesgo

Declaración de la tolerancia y políticas de aceptación de clientes, dos componentes fundamentales de un enfoque basado en riesgo.

La Resolución 30/2017 de la UIF En artículos anteriores analizamos la Resolución 30/2017 de la UIF, que obliga a las entidades financieras reguladas, a adoptar un enfoque basado en riesgo para la gestión de la Prevención de Lavado de Dinero. Posteriormente, se abordó en detalle el “Proceso de Autoevaluación” y sus impactos en la gestión y en los procesos de los sujetos obligados alcanzados. En el presente artículo se propone revisar otra de las etapas del proceso de gestión del riesgo. Declaración de la tolerancia y políticas de aceptación. Un adecuado marco de gestión del riesgo de lavado exige entre otros componentes, una definición específica respecto de la tolerancia o apetito de los riesgos a asumir y criterios de aceptación de nuevos clientes, los cuales operan como límites a la gestión comercial y operativa, siendo su principal objetivo mantener el grado de exposición total de la entidad, dentro de los márgenes establecidos por el Directorio. Estas definiciones se materializan a través de: Una Declaración de Tolerancia al Riesgo de LA/FT que refleja el nivel de exposición aceptado en relación a los distintos factores de riesgo, es decir, clientes, productos y/o servicios, canales de distribución y zonas geográficas, exponiendo, además, los

La Autoevaluación y sus impactos. La Resolución 30/2017 de la UIF.

En artículos anteriores referimos a la reforma normativa, iniciada a partir de la Resolución 30/2017 de la UIF, que establece la aplicación del enfoque basado en riesgo en materia de Prevención de Lavado de Dinero para las entidades financieras reguladas, modelo que, según el cronograma previsto, alcanzará también a los sujetos obligados de los sectores valores, fideicomisos y asegurador, antes de finalizar el corriente año. En esta entrega, se aborda el análisis del “Proceso de Autoevaluación”, componente fundamental del marco de prevención y detección y sus impactos en la gestión y en los procesos de los sujetos obligados alcanzados.   La Gestión del Riesgo: Autoevaluación. La Resolución de marras establece que los Sujetos Obligados “deberán desarrollar una metodología de identificación y valuación de riesgos acorde con la naturaleza y dimensión de su actividad comercial, tomando en cuenta los distintos factores de riesgos en cada una de sus líneas de negocio”. A tal fin, el Oficial de Cumplimiento deberá definir la metodología a adoptar a fin de identificar y evaluar los riesgos de lavado de dinero y financiación del terrorismo, considerando todos los factores relevantes para determinar el nivel general de riesgo y el nivel apropiado de mitigación y monitoreo a

Argentina: La Gestión Basada en Riesgos de LA y FT. Análisis de la Resolución 30/2017 de la UIF: Las nuevas responsabilidades de la Alta Dirección – Segunda entrega

Introducción En la primera entrega, nos referimos a la obligación de adoptar un Enfoque Basado en Riesgo, para la gestión de la prevención del lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, todo en el marco de los objetivos trazados por la conducción actual de la UIF, respecto de una reforma orientada a alcanzar un sistema efectivo de prevención. (Ver aquí) Presentamos ahora un análisis de lo establecido por el organismo de contralor, en orden a la estructura societaria, los roles y las responsabilidades en la gestión del riesgo de marras. Nuevamente la UIF, recoge algunas exigencias que, sin estar escritas en la derogada Resolución 121/2011, ya resultaban requeridas por el BCRA a la hora de sus verificaciones. También, establece con claridad las responsabilidades del máximo órgano de administración, responsabilidades que en la mencionada 121/2011, no resultaban tan taxativas. Establece, la recientemente emitida Resolución 30/2017, que “el modelo organizacional de la Entidad deberá fijar el rol de cada órgano interno en el diseño, aprobación, ejecución y mantenimiento actualizado del Sistema de Prevención de LA/FT y del Manual de Prevención de LA/FT, desde el órgano de administración o autoridad máxima hasta los empleados, pasando por departamentos o comités internos especializados”. No resulta