El Café de los Angelitos: “reducto de malandras”

Una maniobra de lavado que unió narcos colombianos y empresarios argentinos.

  1. La historia del mítico Café

Muchas ciudades del mundo, cuentan con bares y cafés, que fueron hitos en su época por ser los preferidos de artistas, políticos, escritores y famosos y hoy atesoran historias, acontecimientos, mitos e imágenes del pasado, que como en un museo vivo, se ofrecen a sus visitantes.

Entre aquellos que pueden ser disfrutados en Buenos Aires, se destaca “El Café de los Angelitos” en la histórica esquina de Rivadavia y Rincón. Cuenta su propia página web, que fue fundado en 1890, por un italiano de apellido Fazio y que en sus orígenes fue reducto de malandras y malvivientes. Entrado el siglo 20, comenzaron a frecuentarlo personalidades como Roberto Cassaux, Florencio Parravicini, Carlos Gardel, Osvaldo Pugliese, Aníbal Troilo y Cátulo Castillo. También Juan B Justo y Alfredo Palacios lo convirtieron en espacio de tertulias y discusiones con sus adversarios políticos, los radicales.

Pero en 1993 cerró sus puertas y cuando iba a ser demolido, un “benefactor” se propuso reabrirlo. Esto sin duda fue una buena noticia para Buenos Aires, una ciudad poco propensa a cuidar su historia, a tal punto que la propia legislatura de Buenos Aires, lo designó “sitio de interés barrial”, tal como reza una placa que puede verse en sus muros.

Una vez más el mítico Café de los Angelitos, fue noticia y ya no por ser frecuentado por famosos o porque un benefactor evitaba su demolición, sino por volver albergar, como en su legendario origen, a “malandras y malvivientes”. Esta vez sería utilizado por un grupo empresario argentino para lavar dinero de la droga colombiana exportada a los EEUU. 

  1. Los Personajes

  • Personaje 1: Mateo Corvo Dolcet

Corvo Dolcet, un próspero empresario, titular de múltiples sociedades anónimas en Argentina, dedicadas al negocio de la gastronomía y la construcción. En octubre del año próximo pasado, los diarios publicaron que el juez federal de Morón, Néstor Barral, lo había procesado junto con María de los Ángeles Verta, María Gabriela Sánchez, Esteban Adrián Delrio y Antonio Pedro Ruiz, considerados coautores de los delitos “de lavado de activos, agravado por ser realizado como miembro de una asociación formada para la comisión continuada de hechos de esa naturaleza”.

  • Personaje 2: José Bayron Piedrahíta Ceballos

Piedrahita un ex militar colombiano, 58 años, empleado sobreviviente a la caída del capo del Cartel de Medellín, Pablo Emilio Escobar Gaviria, socio de los hermanos Jorge Luis y Juan David Ochoa Vásquez, extraditados a los Estados Unidos, traficaba cocaína de los cárteles de Cali, del Valle y de Envigado, los tres más importantes de Colombia.

  • Personaje 3: Victoria Henao

Victoria, viuda del tristemente célebre Pablo Escobar Gaviria, residente de Argentina y el hijo mayor del jefe del cartel de Medellín, viven en la República Argentina y las pruebas parecen indicar que participaron de la maniobra.

  1. La maniobra

Mateo Corvo Dolcet y Antonio Pedro Ruiz, habrían realizado maniobras tendientes a ingresar en el sistema financiero argentino, bienes provenientes del tráfico ilegal de sustancias estupefacientes, que llevara a cabo en la República de Colombia y en Estados Unidos, el perseguido narcodelincuente colombiano, José Piedrahita.

El nexo entre ambos habría sido nada menos que Victoria Henao y Juan Pablo Escobar, atento a que, en uno de los allanamientos ordenados por el juez, se descubrió un documento que probaría que fueron ellos quienes vincularon a Piedrahíta con Corvo Dolcet, a cambio de una comisión del 4,5 % del total de las inversiones que el colombiano realizara en Argentina.

El origen de esta investigación, es una nota enviada por la DEA a las autoridades argentinas en el año 2016, por la cual solicitaba recursos judiciales y de inteligencia para investigar a una organización criminal, que estaría utilizando el sistema financiero argentino para lavar dinero proveniente del narcotráfico, originado en Colombia y posiblemente generado en los Estados Unidos.

Según la investigación, Piedrahíta, en el año 2008, se asoció con Mateo Corvo Dolcet en la empresa Ínsula Urbana, abonando U$S 930.000 por las acciones de la sociedad, mediante dos propiedades, una en el country San Diego y un departamento en la Avenida Libertador, en Vicente Lopez. Piedrahita había comprado esos bienes al exfutbolista de Boca Juniors, Mauricio “Chicho” Serna, también procesado, a cambio de propiedades en Colombia. En el año 2012, Corvo Dolcet le recompró las acciones a Piedrahíta en U$S 3.300.000, es decir por más del triple del valor abonado cuatro años antes.

Piedrahíta, también fue socio de Corvo Dolcet en Pilar Bicentenario SA, conformada en 2012, con objeto social “construcción, reforma y reparación de edificios” de acuerdo a registros de la AFIP. Fuentes periodísticas, indican que esta sociedad habría suscripto el día 27 de diciembre de 2012, un acuerdo con el Ministerio de Interior y Transporte en donde se establecían los lineamientos para la construcción de un centro de transferencia de pasajeros con acceso directo desde Autopista Panamericana kilómetro 46 para facilitar el acceso al servicio ferroviario. Es decir, una nueva estación de tren en Pilar, que finalmente no fue realizada. En ese marco, Mateo Corvo ofreció al gobierno de esa época, el reemplazo “gratis” de todas las vías del ferrocarril que une Pilar con Buenos Aires.

La banda fue desbaratada tras 34 operativos en Argentina, coordinados con otros efectuados por la DEA en EEUU y en Colombia, donde se apresó al ex militar Piedrahíta Ceballos, uno de los narcotraficantes más importantes de su país.

Los allanamientos, efectuados en la Argentina por parte de la Gendarmería, incluyeron al “Café de los Angelitos” y el local “Rojo Tango” del hotel Faena, en Puerto Madero.

 

  1. Los emergentes del caso

  • Nos enseñan

Estos casos poseen un alto valor didáctico, ya que permiten comprender las tipologías delictivas y quizás, mucho más importante, vislumbran lo cotidiano y cercano del delito en cuestión. Gran parte de los Oficiales de Cumplimiento minimizan los riesgos, piensan que su entidad no tiene clientes peligrosos o que sus productos no se utilizan como vehículos para perpetrar el delito, sin embargo, la realidad demuestra que esto no es así. La pregunta que cabe hacerse es si algunos de estos personajes o sociedades podrían o no ser su cliente. Mateo Corvo Dolcet era un próspero empresario.

  • Maniobras Complejas

La maniobra implicaba más de 30 sociedades con actividades diversas tales como emprendimientos comerciales, estacionamientos, terminales de intercambio de pasajeros, cafés y espectáculos para turistas, conformando un entramado de tal complejidad que les permitió delinquir por más de 9 años. Capitalización de sociedades con inmuebles, compras y ventas de acciones y otros formatos que dificultan los seguimientos de control y contribuyen a la creación de una imagen que ayuda a presuponer la licitud de origen de los fondos. Surge a las claras la importancia de conocer al Cliente a los efectos de poder entender los riesgos de una posible maniobra.

  • Diversos países

La droga producida en Colombia, se comercializaba en los EEUU y el producido de esa venta se lava en Argentina. Vale imaginar la logística necesaria, no sólo para colocar la droga en territorio norteamericano sino para trasladar hasta Argentina los billetes físicos que luego serían lavados. Fue necesaria una acción conjunta y coordinada de las autoridades de los tres mencionados países para lograr su desbaratamiento.

  • Conozca a su Cliente

La debida diligencia orientada a conocer al beneficiario final, es un tema de absoluta vigencia. No siempre les resulta sencillo a los Sujetos Obligados conseguir información de las autoridades y de los accionistas que ejercen el control, sin embargo, sin esa información resultaría imposible saber si Mateo Corvo Dolcet es el dueño o administrador de alguna sociedad cliente, con los riesgos que eso conlleva.

  • Actividades

Ya en el año 2012 el GAFI alertaba en su nueva versión de las 40 recomendaciones respecto de algunas actividades no tradicionales, que habían sido elegidas por delincuentes como vehículos para lavar dinero, por ejemplo, casinos, inmobiliarias, etc. La utilización de un café, se enmarca en los vehículos vinculados a la gastronomía tales como restaurantes y también hoteles, por la sencillez para generar facturación falsa. La calidad del dato “actividad” deviene en crítico para una adecuada gestión. El emergente de esta noticia es que no existen actividades que estén hoy exentas de ser vehículos para el delito, sólo se requiere creatividad a la hora de definir el formato operativo para hacerlo.

  • Cambio en los Riesgos

La aparición de esta noticia modifica el perfil de riesgo de las actividades utilizadas como vehículo, por ejemplo, un café o un bar. Esto exige el análisis de la cartera de clientes y un probable ajuste en la valuación del riesgo de esta actividad en las matrices del sujeto obligado, y para eso reiteramos, la calidad de los datos del cliente relevados y administrados por los sistemas resulta fundamental.

Los formatos del delito evolucionan permanentemente por ende es menester estar atento y comprender las tipologías y adoptar en consecuencia, un marco de prevención diseñado conforme su grado de exposición al riesgo, inteligente, eficiente y dotado de las herramientas necesarias, para evitar las sanciones por incumplimiento y principalmente para mitigar el riesgo de ser elegido como vehículo para cometerlo.